Escritura de la hora

La hora es la indicación del momento en que sucede o se hace una cosa en relación con cada una de las veinticuatro partes en que se divide el día.

 

·         La pregunta que corresponde a la indicación de la hora se formula, en la lengua general culta, en singular: ¿Qué hora es?

La palabra hora tiene el sentido genérico de ‘momento del día’.

 

·         Su formulación en plural, ¿Qué horas son?, es admisible, aunque menos recomendable.

 

·         En la respuesta, el verbo va en singular si se trata de la una (Es la una y diez) y en plural en el resto de los casos: Son las diez y media. Son las dos menos cuarto.

Solo es normal el plural en la frase hecha de intención reprobatoria ¿qué horas son

estas?

 

 

Existen dos formas diferentes para expresar la hora

 

A. Se emplean los números del 1 al 12, añadiendo, si es necesario, la indicación del tramo del día al que corresponde la hora expresada:

 

·         Desde que sale el sol hasta el mediodía, o desde la medianoche hasta que amanece corresponde a la mañana: A las nueve de la mañana hacía ya un calor insoportable. Me desperté a las tres de la mañana y ya no pude conciliar el sueño.

 

·         Desde el mediodía hasta que el sol se pone corresponde a la tarde: Contraerán matrimonio mañana, a la una de la tarde.

 

·         Desde la medianoche hasta que amanece corresponde también ala madrugada: A las tres de la madrugada el frío era insoportable.

 

·         Desde que anochece hasta la medianoche corresponde a la noche: No llegaron hasta pasadas las nueve de la noche.

 

No es correcta la expresión doce de la tarde, usada en lugar de doce de la mañana, del día o del mediodía.

 

Para indicar las principales fracciones horarias se utilizan las expresiones en punto, y cuarto, y media y menos cuarto.
En algunos países americanos, como Chile, Venezuela, el Perú, México y el Ecuador, en lugar de menos cuarto se emplea la fórmula cuarto para...: Era un cuarto para las diez. Al cuarto para la una cierra el templo.

 

El modelo de doce horas es el más utilizado cuando la hora se escribe con letras, y el más común en textos literarios y periodísticos.

 

También puede usarse este sistema si se opta por escribir la hora con cifras; pero, en ese caso, para evitar ambigüedades, deben emplearse, tras los números, las abreviaturas a. m. (del lat. ante merídiem ‘antes del mediodía’) y p. m. (del lat. post merídiem ‘después del mediodía’):

 

5.30 a . m. (‘cinco de la mañana o de la madrugada’)

5.30 p. m. (‘cinco de la tarde’)

 

Para las doce de la mañana, se recomienda el empleo de la abreviatura m. (del lat. meridies ‘mediodía’):

 

Estudiantes con carné, gratis antes de las 12 m .

 

 

 

B. Consiste en emplear los números del 0 al 23.

 

·         Tiene la ventaja de no requerir precisiones adicionales, ya que a cada hora del día le corresponde un número diferente.

 

·         Este modelo se expresa con preferencia en cifras, en lugar de letras, y se usa especialmente en contextos en que se requiere la máxima precisión con el mínimo de elementos: El autobús saldrá a las 15.30 h de la plaza de Santa María.

 

·         Aunque es menos común su empleo cuando la hora se escribe con letras, no faltan ejemplos de ello en determinados contextos: Ingresó el 10 de octubre de 1930, a las diecinueve horas.

 

 

La hora puede expresarse en letras o en números:

 

·         En textos literarios y periodísticos, así como en cualquier otro tipo de texto en que la precisión horaria no es un factor de especial relevancia, la hora se escribe preferentemente con letras: Me llamó a las diez y media para saber si había llegado bien.

 

·         En horarios, convocatorias, actas, informes técnicos o científicos y cualquier otro tipo de texto en que la precisión horaria es un factor relevante, se usan preferentemente los números: La cena se servirá a las 22.30 en el comedor principal. Se ruega puntualidad.

 

·         No es recomendable mezclar letras y números; así, es preferible escribir las diez de la noche que las 10 de la noche.

 

·         En el uso de letras o números influye también que se trate de horas exactas o aproximadas. En la expresión aproximada de las horas no suelen utilizarse números, sino letras, añadiendo fórmulas como alrededor de, hacia, y pico, pasadas, etc.: Apareció por allí alrededor de las cinco de la tarde; Vendré hacia las ocho; Serían las dos y pico cuando salió; Eran las diez pasadas.

 

·         Cuando se expresan horas exactas, pueden usarse letras o números, teniendo en cuenta las preferencias antes señaladas en función del tipo de texto.

 

·         Si la hora se escribe con números, debe tenerse en cuenta lo siguiente:

 

·         Para separar las horas de los minutos, se usa el punto o los dos puntos: 17.30, 17:30.

 

·         Opcionalmente, puede emplearse tras las cifras el símbolo h (‘hora’), que, como todos los símbolos, debe escribirse sin punto (salvo que se trate del que marca el final del enunciado): 17.30 h o 17:30 h.

 

·         También es posible desglosar la mención de horas y minutos, e incluso segundos, utilizando para ello los símbolos correspondientes: La bomba se lanzó a las 15 h 24 min 12 s en un remoto paraje de Siberia. Este desglose es común cuando se quiere expresar la duración exacta de un hecho: El tiempo de cocción es de 2 h 40 min.

 

·         Las horas en punto se expresan mediante dos ceros en el lugar que corresponde a los minutos: 22.00, 22:00. Pueden omitirse los dos ceros si tras la indicación de la hora se escribe el símbolo h: El acto comenzará a las 22 h.

 

·         Cuando se usan las abreviaturas a. m., m. y p. m., no debe añadirse el símbolo h, por ser evidente que se trata de una referencia horaria: 17.30 h o bien 5.30 p. m.