El párrafo

Párrafo es el conjunto de oraciones separadas por punto y aparte, que tratan el mismo asunto y que, generalmente, forman parte de una composición mayor.

Aunque por separado cada oración del párrafo es solo parte del asunto que se está tratando; todas en conjunto contribuyen a desarrollar una idea completa. Esto es algo que hay que tener presente al momento de escribir. No podemos redactar textos incoherentes con oraciones que traten temas distintos; por el contrario, debemos ordenar nuestras ideas y enunciarlas de manera que cada oración comunique un solo pensamiento y que todas las que agrupemos en un párrafo sirvan para integrar la idea que queremos expresar.

Es requisito, pues, que las oraciones que forman cada párrafo hablen sobre lo mismo; que una de ellas contenga la idea principal y que las demás completen esa idea añadiendo nueva información, ejemplifiquen o repitan la misma idea con palabras distintas.

Ejemplo:

Tú conoces los síntomas: te lloran los ojos; la nariz se te enrojece e irrita; te cambia el tono de voz, te duelen la garganta y la cabeza, y sientes el cuerpo “cortado”.

¡Adivinaste! Ese malestar es sintomático de la famosa gripe que, por lo general, llega en el momento más inoportuno, dura algunos días y luego desaparece con el mismo misterio con que llegó.

El padecimiento de la gripe se adquiere a consecuencia de un virus del que existen cuando menos 200 clases diferentes. Pero el más común es el rino virus, el cual se estima que provoca el 30% de las gripes, y tiene como medio propicio para multiplicarse la parte superior de la nariz.

Nadie sabe a ciencia cierta qué hace que una persona sea susceptible a la gripe [...]; sin embargo, en investigaciones sobre cómo adquieren la gripe la gente, en general, se ha encontrado que un 90% tenía rino virus en las manos. Incluso, se ha detectado su presencia en objetos cercanos al paciente tales como teléfonos, tazas, vasos, manijas de puertas y demás.