Tipos de comunicación

Podemos decir que existen dos tipos de comunicación: la verbal y la no verbal. Dentro de la verbal está comprendida la oral, y dentro de la no verbal se encuentra incluida la escrita y también alude a todo lo referente al lenguaje corporal y gestual y a algunas manifestaciones del arte como la música, la pintura, la escultura, la danza, la arquitectura...  También está comprendida aquí, la comunicación que se efectúa por medio de signos y señales (a estos los vemos por todas partes: en la ciudad, en el campo, en las carreteras, en los mapas, etcétera). Por supuesto, tiene gran relevancia el lenguaje de la gente con incapacidad auditiva y verbal. Podemos mencionar también los códices antiguos, jeroglíficos, y, por último, especialmente, el lenguaje matemático.

Para lograr que la comunicación sea efectiva, es necesario que el emisor y el receptor de un mensaje empleen el mismo código (lenguaje) y tengan el mismo nivel de comprensión y conocimiento de lo que se trata. El canal es otro elemento de la comunicación: oral y escrita: televisión, prensa, etcétera.

En nuestro trabajo diario se nos pedirá que expresemos nuestras ideas por medio de la escritura. Y habrá, tal vez, quienes piensen que cuando ocupen un puesto como jefes o directores en una empresa podrán delegar todo el trabajo de redacción empresarial a otras personas. Esto es válido, pero, de acuerdo con los estándares de calidad que exigen en las instituciones hoy, es imposible que concibamos la idea de un ejecutivo de alto nivel con una capacidad comunicativa escrita deficiente.