Pluralizaciones de latinismos

Como norma general, los latinismos hacen el plural en -s, en -es o quedan invariables, dependiendo de sus características formales, al igual que ocurre con el resto de los préstamos de otras lenguas: ratio, ratios; plus, pluses; lapsus, lapsus; nomenclátor, nomenclátores; déficit, déficits; hábitat, hábitats; vademécum, vademécum; ítem, ítems.

Se apartan hoy de esta tendencia mayoritaria los latinismos terminados en -r procedentes de formas verbales: cónfer, confítor, exequátur e imprimátur, cuyo plural sigue siendo invariable.

En general, se aconseja usar, con preferencia, cuando existan las variantes hispanizadas de los latinismos y, como consecuencia, también su plural: armonio, armonios; currículo, currículos; podio, podios.

Las locuciones latinas, a diferencia de los latinismos simples, permanecen siempre invariables en plural: los statu quo, los currículum vítae, los mea culpa.