Uso de los dos puntos

Los dos puntos (:) detienen el discurso para llamar la atención sobre lo que sigue.

 

 Para darte una idea de la duración de la pausa, consulta en esta sección “Guía gráfica del comportamiento tonal y de la duración de las pausas, de acuerdo con los signos”.

 

Por lo pronto, toma como pista lo siguiente: imagina cuánto duran dos chasquidos de dedos o dos palmadas, y tendrás una idea de la duración del punto y coma.

 

Se usan los dos puntos en los casos siguientes:

 

·      Después de anunciar una enumeración. Ejemplos:

 

-    Van a subastar tres manuscritos: uno de Borges, otro de Alfonso Reyes y un tercero de Antonio Machado.

-    Tres son las provincias aragonesas: Huesca, Zaragoza y Teruel.

 

·      También para cerrar una enumeración, antes del anafórico que los sustituye, se utilizan los dos puntos. Ejemplos:

 

- Natural, sana y equilibrada: así debe ser una buena alimentación.

- Terremotos, inundaciones y erupciones volcánicas: esas son las principales catástrofes naturales.

 

·      Los dos puntos preceden a las citas textuales. En este caso, después de los dos puntos se suele escribir la primera palabra con inicial mayúscula. Ejemplos:

 

- Las palabras del médico fueron: “Reposo y una alimentación equilibrada”.

-  Ya lo dijo Descartes: “Pienso, luego existo”.

 

·      Se emplea este signo de puntuación tras las fórmulas de saludo en las cartas y documentos. También en este caso la palabra que sigue a los dos puntos se escribe con mayúscula y, generalmente, en un renglón aparte. Ejemplos:

 

-  Querido amigo:

Te escribo para comunicarte...

 

-  Estimado ingeniero:

Tengo el gusto de saludarlo...

 

·      Se emplean los dos puntos para conectar oraciones o proposiciones relacionadas entre sí sin necesidad de utilizar otro nexo. Son varias las relaciones que se pueden expresar:

 

a) Relación causa-efecto. Ejemplos:

 

- Se ha quedado sin trabajo: no podrá ir de vacaciones este verano.

- No necesitaba correr: aún era pronto.

 

b) Conclusión o resumen de la proposición anterior. Por ejemplo:

 

-   Varios vecinos monopolizaron la reunión con problemas particulares: no llegaron a ponerse de acuerdo.

 

c) Verificación o explicación de la proposición anterior, que suele tener un sentido más general. Por ejemplo:

 

-   La paella es un plato de la cocina española muy completo desde el punto de vista nutritivo: cuenta con la fécula del arroz, las proteínas de sus carnes y pescados y la fibra de sus verduras.

 

·      Se utilizan los dos puntos para separar la ejemplificación del resto de la oración. Ejemplos:

 

- De vez en cuando tiene algunos comportamientos inexplicables: hoy ha venido a la oficina con las zapatillas de andar por casa.

- Puedes escribir un texto sobre algún animal curioso: el ornitorrinco, por ejemplo.

 

·      En textos jurídicos y administrativos –decretos, sentencias, bandos, edictos, certificados o instancias–, se colocan dos puntos después del verbo, escrito con todas sus letras mayúsculas, que presenta el objetivo fundamental del documento. La primera palabra del texto que sigue a este verbo se escribe siempre con inicial mayúscula y el texto forma un párrafo diferente. Ejemplo:

 

- CERTIFICA:

Que D. José Álvarez García ha seguido el Curso de Técnicas Audiovisuales celebrado en la Escuela de Cine durante los meses de abril y mayo del presente año