Paradigmas de conjugaciones verbales

 

Los pronombres personales son tres en singular y tres en plural: yo, tú, el, nosotros vosotros, ellos. Por lo tanto, la Gramática construyó sus modelos o paradigmas de conjugaciones verbales solo con estos seis pronombres.

 

Sin embargo, estos modelos no correspondían a la realidad de todos los hablantes del español, y aunque desde el nivel básico aprendemos a recitar las conjugaciones, hay una —la formada con el pronombre “vosotros” — que muchos hispanohablantes no utilizan en el habla cotidiana. En su lugar emplean “ustedes”.

El tratamiento de “usted” es una práctica del habla que no se había considerado necesario agregar a los modelos de conjugación, pero una gran mayoría de personas no saben dónde y cuándo aplicar “estudiéis”, “amabais”, “amaríais”, etcétera, porque no lo acostumbra en el uso del habla de su contexto. Por ello, he decidido incluir el tratamiento de “usted” en singular y en plural.

 

“Usted” corresponde a la segunda persona del singular, y “ustedes”, a la segunda persona del plural. Este tratamiento se emplea tanto en América como en algunas partes de España. No obstante, hay que aclarar, que mientras el sujeto está en segunda persona del singular o del plural, la conjugación pertenece, gramaticalmente, a la tercera persona del singular y del plural, respectivamente. Aquí hay una discordancia gramatical que ha acabado resolviéndose con dos alianzas o casamientos: “usted” se unió a “él”, y “ustedes” se unió a “ellos”.

 

Por otro lado, todos los pronombres pueden referirse a personas de diferentes sexos: hombres y mujeres, obviamente. “Yo” y “tú” son inalterables y sirven para ambos casos: “yo” puede ser hombre o mujer, y “tú”, también. He agregado el femenino de los pronombres y conjugaciones que lo admiten, para complacer a quienes consideran que la lengua española es sexista. Quiero aclarar que no me incluyo en el gremio.

 

Hay algunos modelos con los que me he encontrado que incluyen la negación: “yo quiero”, “yo no quiero”. “Ven”, “no vengas”.

 

La Real Academia Española (RAE) ha incluido las formas voseantes con reducción del diptongo en el presente de Indicativo (cantás, comés, vivís, escogés), y la propia del Imperativo (cantá, comé, viví, escogé). Corresponden al habla culta de Argentina, Paraguay y Uruguay, hasta donde sé.

 

Hay un caso particular, no obstante: el verbo “ir”. La segunda persona no cambia, es decir no registra la particularidad mencionada en el párrafo anterior, pero el Imperativo se construye con otro verbo: “andar”: andá vos.

 

Hago notar que mientras que en la conjugación de la primera persona del singular del modo indicativo el pronombre es tuteante: “tú cantás”, “tú tenés”, en el Imperativo, la Academia registra el pronombre voseante: “cantá vos”. ¿Es correcto usar diferentes pronombres? Intento corroborarlo.

 

Antes de terminar este preámbulo, deseo manifestar que no entiendo por qué la RAE, en sus conjugaciones, incluye en el Imperativo la segunda persona del plural con tratamiento de “usted” y no, su singular. Además, ni el “usted” ni el “ustedes” aparecen en el resto de la conjugación de cada verbo. ¿Se trata de una incongruencia?

 

Si no me equivoco, el Imperativo solo se construye, técnicamente hablando, con la segunda persona, tanto del singular como del plural. Sin embargo, me he encontrado con que hay quienes incluyen casi todas las personas en singular y en plural. Argumentan que el imperativo es una orden, pero que muchas veces funciona como exhortación ruego y demás. Entonces, también se puede decir “amemos (nosotros)”, “ame (usted)”, “coma (él / ella / usted)”; “coman (ellos / ellas / ustedes, etc.)”.

 

Los modelos de conjugación que encontrarán enseguida corresponden a la forma activa, a la pasiva y a la pronominal, tanto en tiempos simples como en compuestos.

 

Agradecería una réplica o alguna sugerencia.

 

Amabeli Cadena