Siglas

LAS siglaS Y SU USO

 

Sigla designa, por un lado, cada una de las letras iniciales de las palabras que forman parte de una denominación y, por otro, la palabra formada por el conjunto de estas letras iniciales. Las siglas se utilizan para referirse de forma abreviada a organismos, instituciones, empresas, objetos, sistemas, asociaciones, etc., cuyos nombres complejos hacen enojosa su denominación completa cada vez que se quiere hacer referencia a ellos.

 

Tipos de siglas según su lectura

 

Dependiendo de su estructura formal, pueden distinguirse tres tipos de siglas:

 

·         Aquéllas de lectura silábica normal, que se leen tal y como se escriben: ONU, OTAN, talgo, ovni. Por esta razón, muchas de estas siglas acaban incorporándose como sustantivos comunes al caudal léxico del idioma. Hay que tener en cuenta, no obstante, que cuando una sigla está compuesta sólo por vocales, cada una de ellas se pronuncia de manera independiente y conserva su acento fonético: la UE (Unión Europea) debe pronunciarse (ú-é), y no [ué] ni [úe]; la OEA (Organización de Estados Americanos) debe pronunciarse (ó-é-á), y no [oéa] ni [oeá].

 

·         Las siglas cuya forma es impronunciable obliga a leerlas con deletreo: FBI (éfe-bé-í), DDT (dé-dé-té), KGB (ká-jé-bé). En ocasiones, se han creado a partir de estas siglas, integrando las vocales necesarias para su pronunciación, verdaderas palabras que se han incorporado como tales a los diccionarios: ‘elepé’, de LP ‘long play’; ‘dedeté’, de DDT (dicloro-difenil-tricloroetano).

 

·         Aquéllas que se leen combinando ambos métodos: PCUS (pe-cús) ‘Partido Comunista de la Unión Soviética’, CTIC (se-tik, ze-tík) ‘Consejo Técnico de Investigación Científica’, CD-ROM (se-de-rrón, ze-de-rrón) ‘Compact Disc Read-Only Memory’. También en este caso pueden generarse palabras a partir de la sigla: cederrón, e incluso acortamientos: cedé, de la sigla CD).

 

 

Ortografía de las siglas

 

·         Las siglas, en el uso actual, se escriben sin puntos ni blancos de separación. Sólo se escribe punto tras las letras que componen las siglas cuando van integradas en textos escritos completamente en mayúsculas: memoria anual del c.s.i.c.

 

·         Las siglas presentan normalmente en mayúscula todas las letras que las componen (OCDE, DNI, ISO). En este caso, no llevan nunca tilde, aunque su pronunciación la requiriese según las reglas de acentuación. Así, la sigla CIA (Central Intelligence Agency) no lleva tilde, a pesar de pronunciarse [sía, zía], con un hiato entre las vocales que exigiría acentuar gráficamente la vocal cerrada tónica.

 

·         No obstante, las siglas que se pronuncian como se escriben, también denominadas acrónimos, pueden escribirse sólo con la inicial mayúscula, cuando se trata de nombres propios y tienen más de cuatro letras: Unicef, Unesco, o con todas sus letras minúsculas, si se trata de nombres comunes incorporados al caudal léxico del idioma: uci, ovni, sida. En ese caso, sí deben someterse a las reglas de acentuación gráfica en español: láser, radar.

 

·         Si los dígrafos ch y ll deben formar parte de una sigla, se escribe con mayúscula el primer carácter y con minúscula el segundo: PCCh por Partido Comunista de China.

 

·         Se escriben en cursiva las siglas que corresponden a una expresión que debe aparecer en este tipo de letra cuando se escribe de manera completa; esto ocurre, por ejemplo, con las siglas de títulos de obras o de publicaciones periódicas: DHLE por Diccionario Histórico de la Lengua Española, BOE por Boletín Oficial del Estado, RFE por Revista de Filología Española.

 

·         Las siglas nunca deben dividirse mediante guion de final de línea.

 

 

Hispanización de las siglas

 

Siempre que sea posible, se hispanizarán las siglas: OTAN, y no NATO; ONU, y no UNO. Solo en casos excepcionales de difusión general de la sigla extranjera y dificultad para hispanizarla, se mantendrá la forma original: Unesco, por ‘United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization’; IBM, por International Business Machines’; KGB, por ‘Komitet Gosudárstvennoy Bezopásnosti’; CD-ROM, por ‘Compact Disc Read-Only Memory’. Tampoco deben hispanizarse las siglas de realidades que se circunscriben a un país extranjero, sin correspondencia en el propio: IRA, por ‘Irish Republic Army’; FBI, por ‘Federal Bureau of Investigation’.

 

La primera vez que se emplea una sigla en un texto, y salvo que sea de difusión tan generalizada que se sepa fácilmente interpretable por la inmensa mayoría de los lectores, es conveniente poner a continuación, y entre paréntesis, el nombre completo al que reemplaza, y, si es una sigla extranjera, su traducción o equivalencia: DEADrug Enforcement Administration’, (Departamento Estadounidense de Lucha contra las Drogas); o bien escribir primero la traducción o equivalencia, poniendo después la sigla entre paréntesis: la Unión Nacional Africana de Zimbabue’ (ZANU). A partir de ese momento, ya puede usarse normalmente la sigla a lo largo del texto, sin que exista riesgo de no ser comprendida por el lector.

 

 

Lectura de las siglas

 

Las siglas, al igual que los acrónimos y a diferencia de las abreviaturas y de los símbolos, se leen sin restablecer el texto al que reemplazan, siguiendo, según sea su estructura formal, alguno de los tres procedimientos señalados anteriormente: lectura silábica, deletreo o lectura mixta. Las siglas y los acrónimos, por tanto, no son sólo abreviaciones gráficas, sino también orales.

 

En las siglas se suele omitir, para su formación, los artículos, las preposiciones y las conjunciones que aparecen en la denominación completa, salvo cuando se desea facilitar su pronunciación como palabras, caso en que se consideran acrónimos.

 

Plural de las siglas

Consulta este apartado en Casos especiales de pluralización

 

Género de las siglas

Consulta este apartado en Género de siglas